ALUMINIO PARA EL AHORRO DE ENERGÍA

Con la idea de que nuestra sociedad tome conciencia sobre el ahorro de energía e incentivar un cambio de hábitos de consumo que permitan una mayor eficiencia en el uso de energía para el cuidado del medio ambiente, cada 21 de Octubre se celebra el día Mundial del Ahorro de Energía. 

Como sabemos, el consumo de energía implica el uso de recursos naturales. Recursos derivados sobre todo, de combustibles fósiles, como el carbón o el petróleo, que son limitados en nuestro planeta y, que además, su extracción supone un elevado costo no sólo económico, sino también, ambiental. A lo que tenemos que añadir el propio consumo energético que se lleva a cabo en la vida cotidiana. Un hecho que nos que obliga a hacer un uso racional de la energía y concienciar a la población, no sólo de los beneficios que aporta, sino también de sus límites.

¿QUÉ ACCIONES SE ESTÁN LLEVANDO A CABO?

El 2020 va a suponer para España y toda Europa un cambio en relación a la eficiencia energética. Es el comienzo para alcanzar consumo energético casi nulo. Una nueva situación que afecta, en mayor medida, a los edificios con la nueva directiva de eficiencia energética establecida por la Unión Europa (EPBD). Una normativa con la que se espera un ahorro de energía de entre el 60% y el 80% en los nuevos edificios. Y donde el sector de la calefacción juega un papel importante, para poder alcanzar dichos objetivos climáticos y de descarbonización establecidos a nivel europeo a partir del 2050.

AHORRO ENERGÉTICO: SÍ, PERO SIN MENTIRAS

Uno de los factores “de moda” que la publicidad propone al comprador, para elegir una nueva ventana, es el ahorro que obtendrá al reducir el consumo energético de la vivienda a lo largo de los años.

En este asunto es inexcusable contrastar la información que se publica; se divulgan muchas afirmaciones sin sentido, a veces basadas en toscas mentiras.

Los argumentos aquí expuestos se basan en conclusiones verificadas por estudios técnicos serios  llevados a cabo por el prestigioso laboratorio acreditado TECNALIA . Las principales conclusiones del estudio realizado son:

  1. Queda demostrado que si se sustituye cualquier ventana “vieja” por una nueva de cierta calidad se produce un considerable ahorro energético, independientemente del material elegido.Algo que el sentido común nos puede decir, y que otros materiales argumentan como una ventaja competitiva.
  2. Se demuestra que si cambiamos nuestra vieja ventana por una de aluminio o plástico (PVC), con similares características, el ahorro energéticoque conseguiremos será prácticamente igual.
  3. La denominada transmitancia del marcode la ventana, es decir, el paso de calor en la parte de la ventana que no es vidrio (el marco, bien de aluminio, madera, PVC, acero…) influye mucho menos de lo que se publicita, para manipular, en el aislamiento global de la ventana. El estudio de Tecnalia asume que en una ventana normal el porcentaje de marco respecto al total del hueco no llega al 25%, es decir, el vidrio es un 75% y el marco un 25%. Es un error elegir pensando sólo en un marco con una transmitancia muy baja; se debe elegir una ventana que en su conjunto ofrezca la transmitancia más baja posible siendo adecuada al lugar donde se instala. (Fuente: Mejor de Aluminio)

INSTALACIÓN, INSTALACIÓN, INSTALACIÓN

Desde Alumarte siempre recomendamos que haga especial hincapié en contar con los servicios de un profesional que garantice una correcta instalación. Incluso si compra un gran producto, mal instalado, no conseguirá los objetivos perseguidos.